TIPOS DE BOZALES, ELEGIR CORRECTAMENTE UN BOZAL

En la mayoría de zonas urbanas, solamente se requiere bozal para los perros de razas potencialmente peligrosas, animales con conductas agresivas o para determinadas ubicaciones cómo, por ejemplo, el metro.

Lo más importante a la hora de elegir un bozal es asegurarse que sea cómodo para nuestro perro y le permita respirar. Por otro lado, debemos asegurarnos de que no le impide comer o beber, porque le puede hacer percibir éste accesorio cómo un castigo y aumentar su ansiedad o agresividad.

Los tipos de bozales más habituales son los de tubo y los de cesta. Los de tubo deben usarse de forma puntual, en periodos cortos y supervisados por el dueño o persona responsable, ya que no permiten al perro ni jadear ni comer ni beber, resultando tremendamente incómodos.

Se convierten en ideales los de cesta, que permiten más libertad al perro y resultan más cómodos y seguros. De éstos hay una variedad específica para perros de hocicos planos (branquicéfalos), con el fin de evitar que se puedan desprender.

En cuanto a materiales, para los de tubo suele usarse el nylon o el cuero, mientras que para los de cesta suele usarse el plástico, cuero o metal.

Existe un tipo de collares para educar al perro que se confunden con un bozal de tela. Son los llamados “collares de cabeza”. Se parecen a los bozales de tela pero permiten libertad de movimiento del hocico del perro sin seguridad alguna, por lo que no sirven como bozal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad