Si nuestro perro vive en el exterior, necesita una buena caseta para poder descansar y tener su propio espacio de intimidad

La caseta es un complemento imprescindible para los perros que viven fuera de casa, ya sea en patios, terrazas o jardines. Su función principal es mantenerlos resguardados de las inclemencias del tiempo y asegurar su confort lejos del frío, el calor o la humedad del ambiente.

En nuestra tienda encontrará una gran variedad de casetas adaptadas a las necesidades de nuestros mejores amigos. Adecuando el espacio a sus características de tamaño, condición física o estado de salud, gozarán de un espacio acogedor y confortable fuera de casa.

¿Que es lo mas importante de la caseta para nuestro perro?

Lo primordial a tener en cuenta es que proporcione un buen aislamiento de la humedad exterior y una protección adecuada frente a temperaturas extremas. De éste modo nuestro mejor amigo se sentirá cómodo y protegido.

Por ello es muy importante elegir bien los materiales, la ubicación y el tamaño. Es necesario buscar un tipo de caseta que sea fácil de equipar y mantener en condiciones idóneas de higiene.

.

Como equipar una caseta para perros

Tras escoger la caseta que mejor se adapta a las características y necesidades de nuestro perro, hay que asegurarse que va a estar cómodo.

Lo accesorios principales para “amueblar” la caseta de nuestro perro son:

  • Una cama, colchón o cuna que se adecue a su tamaño y a su estado de salud
  • Un recipiente con agua limpia y fresca
  • Una manta
  • Sus juguetes/complementos favoritos.

Como limpiar casetas para perros

Uno de los factores mas importantes a tener en cuenta para que nuestro perro esté saludable es mantener limpia su caseta.

Una limpieza a fondo mensual suele ser suficiente. Sin embargo, hay períodos en los que posiblemente haga falta una higiene mas seguida. Por ejemplo: época de cambio de pelo, enfermedades – parásitos, dermatitis…- o si nuestro perro es un cachorro/anciano y sufre incontinencia.

En primer lugar hay que vaciar totalmente la caseta y abrirla para ventilar. Mientras, lavaremos adecuadamente todo lo que hay en su interior (colchón o cama, mantita, juguetes, bebedero…)

Una vez despejada la caseta, barreremos/aspiraremos pelos, restos de comida y cualquier tipo de residuo visible. Después procederemos a una limpieza mas concienzuda de todos los rincones con un agua, jabón neutro sin perfumes y un cepillo. Posteriormente, aclararemos bien y dejaremos que se seque por completo. En ese momento, podemos aplicar algún producto suave antipulgas e insectos cómo extra.

Cuando la caseta ya esté completamente seca, podemos ver si la estructura y el interior de la misma están en perfecto estado o tienen algún desperfecto (mordeduras, rascados…). Es el momento ideal para repararlo.

Finalmente volveremos a introducir todos los accesorios de nuestra mascota en la caseta, ya limpios y saneados, para que nuestra mascota pueda volver a disfrutarla.

¿Cómo elegir una caseta para perros grandes?

Es básico que nuestro perro se sienta cómodo y confortable en su caseta. Debe poder entrar perfectamente por la puerta y moverse en el interior para recostarse. Si la caseta es muy grande, el animal puede sentirla cómo sórdida y fría; mientras que si es muy pequeña, la sentirá incómoda y no querrá usarla.

Hay varias proporciones a tener en cuenta. Para que el perro pueda moverse dentro de la caseta, el interior debe ser un 25% más ancho y largo que el animal (sin contar la cola). En cuanto a altura, lo ideal es que sea el 50% mas que la altura de su cabeza.

Por último, el tamaño de la puerta no debe ser muy grande ni muy pequeño. Un tamaño excesivo puede reducir el aislamiento de la caseta y un tamaño muy reducido incomoda el acceso del perro. Por eso, se estima que la altura de la puerta debe ser de mas de 3/4 de la altura de la cruz del animal.

Tipos de casetas para perros

Existen tres materiales estándar de casetas para perros: madera, plástico y lona. Aparte también existe la posibilidad de construir una caseta de obra.

CASETAS DE MADERA

Son las mas aislantes. Hay que asegurarse que están bien tratadas y barnizadas, así cómo evitar usar con ellas agua a presión con una manguera para limpiarlas. Tardan en secar y pueden dañarse.

CASETAS DE PLÁSTICO (RESINA)

Son las más fáciles de limpiar y las mas duraderas. Ideales para climas cálidos pero poco aislantes. No se recomiendan para climas fríos a menos que se disponga de algún sistema adecuado de calefacción.

CASETAS DE LONA o TELA RESISTENTE

Son ideales para el viaje, ligeras y versátiles e ideales para perros pequeños y cachorros, dada la resistencia a mordeduras de los materiales. Al mismo tiempo, son menos robustas y aislantes.

CASETAS DE OBRA

Son las mas caras debido al coste de los materiales, herramientas necesarias y mano de obra. Sin embargo, son mas duraderas y requieren de poco mantenimiento. Se puede construir de la forma que se desee, incluyendo detalles como ventanas o rejillas de ventilación, y mezclar materiales al gusto (ladrillo, hormigón, tejas…).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
Privacidad